Seleccionar página

Después de analizar el vino visualmente, el siguiente paso en la cata de un vino es la fase olfativa.

2 – Fase olfativa

Esta fase depende mucho de la capacidad olfativa de cada uno, ya que no todos sabemos apreciar igual los olores. Y también estará influenciada por los recuerdos que estos olores nos traen a cada uno.

Los pasos que debemos seguir son:

Sin agitar el vino, acercamos la nariz a la copa y olemos los aromas. Aquí identificaremos los aromas primarios propios de la uva, de naturaleza frutal o vegetal. Son los aromas más sutiles.

Agitamos ligeramente la copa para que el vino se oxigene y desprenda más aromas. Aquí podremos diferenciar mejor los olores y diferenciarlos más claramente. Son los aromas secundarios propios de la fermentación. Suelen ser más numerosos en los vinos jóvenes.

Seguimos agitando la copa con más entusiasmo y apreciaremos los aromas terciarios, conocidos como bouquet. Estos aromas son mucho más difíciles de identificar. Se desarrollan durante y después de la crianza del vino y pueden ser de diferentes familias: animal, vegetal, torrefactos, frutos secos,…

Y así completamos una fase más dentro de la cata de un vino.

¡Ya puedes poner en práctica tus cualidades olfativas! Cuanto más sepamos identificar los componentes de un vino, más lo apreciaremos y disfrutaremos.

 

¡Salud amigos!

CÓMO CATAR UN VINO (III)
CÓMO CATAR UN VINO (I)